La difícil rutina de las comunas rezagadas de la RM.

Al menos 10 zonas tienen déficit de bancos, notarías, centros comerciales y cines.
Alcaldes de áreas rurales denuncian que no hay centros médicos privados.

Sólo hay cajeros automáticos, no tiene notaría, sedes de Fonasa ni isapre, centro comercial ni menos una sala de cine.

Debido a este escenario, La Pintana es uno de los mejores ejemplos de una comuna ubicada en la Región Metropolitana, pero que registra las mayores carencias en cuanto a comercio a mayor escala y servicios públicos clave. Todo lleva a que sus habitantes deban trasladarse a otras zonas para acceder a ellas, que no haya empleo ni desarrollo urbano.

Este tipo de déficit se repite en, al menos, una decena de comunas capitalinas, en las que los alcaldes exigen que se implementen servicios claves.

Los alcaldes rurales  realizan duros reclamos.  En Lampa, Pirque, Curacaví, Lampa y San Pedro, los residentes denuncian que no hay centros médicos privados ni laboratorios, pues no hay interés de los especialistas para trabajar en localidades rurales.

“Para hacer cualquier tipo de trámite se debe viajar al centro y pagar un pasaje de $ 2.800, pues no hay una tarifa subsidiada”, señala Juan Pablo Barros, alcalde de Curacaví.

En Tiltil, al norte de Santiago, la comuna no cuenta con ningún tipo de comercio a mayor escala o servicios públicos para realizar trámites.

nota completa en LaTercera.com