“ESTO VIR” (SÉ HOMBRE).

 Lema de le Escuela de Suboficiales del Ejército de Chile.

Señor Director:
El 03 de mayo, un bus del Ejército de Chile, cayó al río Puelo, en la comuna de Cochamó, Región de Los Lagos. Accidente que le costó la vida a un Cabo del Cuerpo Militar del Trabajo. Un joven de tan solo 24 años de edad.
Al día siguiente, el 4 de mayo, en el Diario “El Mercurio”, Agustín Squella Narducci, en su habitual columna de los días viernes -haciendo un recocido de otras columnas- en una sesgada opinión, manifestó: “…la satisfacción que los chilenos quieren sentir por sus institutos armados no puede depender solo de la gallardía con que estos desfilan cada 19 de septiembre…”. Algo que las Fuerzas Armadas no acostumbran responder y de lo cual algunos se aprovechan.
A esa fecha, nadie en Chile estaba preocupado de Agustín Squella. En los principales noticieros de radio y televisión, en los diarios de Santiago, Puerto Montt y del país, la foto del Cabo Felipe Quezada Gallegos (Q.E.P.D.), era portada y noticia de interés nacional. El mando del Ejército, sus mandos directos, amigos, familiares y camaradas -personalmente y en las redes sociales- lo despedían con miles de Twitter, WhatsApp, Mail o Messenger.

 

Redes espontáneas y sin tribuna para defender al Ejército de Chile.
Squella, nada debe saber de los cientos y miles de kilómetros de caminos construidos por el Cuerpo Militar del Trabajo.

Unidad a la que pertenecía el fallecido Cabo Quezada y 50 militares más -de Coronel a Soldado – que desde el año 1963 a la fecha han fallecido en la construcción de la Carretera Austral, cumplimiento con su deber, en Osorno, Puerto Montt, Chaitén, Coyhaique o Punta Arenas. Ellos no desfilarán para el 19 de septiembre, pero -no solo por su gallardía- serán recordados con aprecio, gratitud y cariño por aquellos que sí saben cuál es la labor del Ejército en sus cinco Áreas de Misión, lo que todo chileno bien nacido conoce como guerra, crisis, emergencia, catástrofe, desarrollo, seguridad, soberanía o apoyo internacional.
Hoy, el Cabo Felipe Quezada Gallegos ya ocupa un lugar de privilegio junto al héroe patronímico de la Escuela de Suboficiales del Ejército de Chile, el SG2° Daniel Rebolledo Sepúlveda quien, durante la Guerra del Pacífico, por su heroísmo en la Batalla de San Juan, el 13 de enero de 1881, fue ascendido a Capitán.

Christian Slater Escanilla, Coronel (R).
Ex Director de la Escuela de Suboficiales del Ejército de Chile.